Lecciones de técnica vocal

¿Cómo ejercitar la voz de la forma más eficiente y lograr mejores resultados?

Conoce cómo estructurar una rutina de vocalización para lograr máxima eficacia y transformar significativamente tu voz.

Si bien hay muchos ejercicios que se pueden hacer que van a generar mejoras en la voz, para una máxima efectividad en el entrenamiento vocal, es necesario tener una rutina de vocalización correctamente estructurada.

Aquí te voy a explicar cuáles son los ejercicios fundamentales para practicar en una rutina completa y cómo ordenarlos de manera que tengan la mayor efectividad para el desarrollo de tu voz.

Esta guía no debe tomarse como absoluta o inflexible, sino que, la mejor forma de entrenar dependerá también de las necesidades y el nivel de cada alumno. No obstante, servirá como guía general para desarrollar una forma efectiva de entrenar la voz.

En el video que está más abajo en esta publicación te dejaré demostraciones y ejemplos de cada uno de estos puntos. Si recién comienzas en el canto y quieres una guía paso a paso más detallada, he creado un curso de canto gratis para principiantes al que puedes acceder desde la app Sing4u.

10 pasos para ejercitar la voz de forma eficiente

1. Calentamiento y relajación corporal

El primer paso, antes de comenzar a vocalizar, es hacer un calentamiento de los distintos músculos que están involucrados al cantar.

En principio, antes de cantar sería bueno hacer unos 10 o 15 minutos de caminata o de algún ejercicio que no canse demasiado. De este modo todos los músculos del cuerpo entran en calor y esto permite que esos músculos estén más relajados y también en mejores condiciones para la actividad del canto, la cual va a involucrar no sólo la producción del sonido, sino que requiere de un buen control de la respiración.

Una vez hecho este calentamiento previo, también es conveniente calentar y relajar la espalda, hombros, cuello y tórax.

2. Calentar y relajar lengua, labios y mandíbula

El siguiente paso será relajar la lengua, labios y mandíbula. Las tensiones en estas partes pueden llegar a interferir significativamente en la producción de la voz. Tensiones en la mandíbula o la lengua pueden generar un impacto importante no sólo en la calidad del sonido, sino también en la salud vocal misma. Las tensiones en la mandíbula frecuentemente interfieren con la producción del vibrato y melismas. Tensiones en la lengua, especialmente en la parte trasera, pueden generar mayor fatiga vocal y una reducción notable en el brillo de la voz, por eso es importante aprender a relajarlos antes de comenzar con las vocalizaciones.

3. Calentar la voz (ejercicios de tracto vocal semi ocluido)

Los pliegues vocales (o "cuerdas vocales") y otros músculos de la laringe puede calentarse de diferentes formas, tanto con vocalizaciones como tarareando alguna canción.

Lo que suelo usar en mis clases son deslizamientos con frituras y luego ejercicios de tracto vocal semi ocluido (TVSO). Los ejercicios TVSO, como su nombre lo indica, son ejercicios donde el tracto vocal está parcialmente tapado y, por consiguiente, el sonido no logra escapar tan fácilmente, esto nos obliga a aplicar un poco más de presión de aire y, a su vez, genera resonancias de entrada (impedancia) mayores que hacen que los pliegues vocales actúen con mayor eficiencia.

Entre los ejercicios TVSO tenemos al trino de labios, trino de lengua; vocalizaciones con una pajilla (sorbete, bombilla, popote, etc.); vocalizaciones con la boca tapada con la mano, o con un dedo; vocalizaciones con la boca cerrada; vocalizaciones con una manguera sumergida en un vaso o botella con agua; entre muchos otros.

4. Ejercicios de apertura

Habiendo pasado el calentamiento, suelo pasar a hacer ejercicios de apertura. Los ejercicios de apertura, como su nombre lo indica, se usan para abrir la laringe y la faringe, esto nos ayuda a dar mayor elasticidad y movilidad a estos músculos.

Con la mirada hacia arriba vamos a forzar a un trabajo extra de ciertos músculos en el cuello y laringe, los cuales darán su punto máximo de elongación. Al vocalizar con aire nos aseguramos de que la glotis esté bastante abierta. Al abrir la boca grande, en sonrisa exagerada, vamos a estar estirando no sólo los músculos de los labios, sino que propiciamos también la apertura de la faringe y del tubo epilaríngeo.

Los ejercicios de apertura son muy efectivos para lograr un mayor manejo de los agudos y un sonido claro y brillante, lamentablemente, son poco enseñados, están prácticamente ausentes en muchos métodos de canto.

5. Ejercicios de resonancia con laringe media

El siguiente paso es trabajar la resonancia, los ejercicios de resonancia con laringe media y alta son los que más ayudarán a mejorar el brillo de la voz y también el volumen. Ayudan a crear un sonido más "metálico" en la voz, que luego, sumado a otros aspectos mecanismos, pueden darnos un incremento en la proyección de la voz también.

Además, los ejercicios de resonancia son de los que más tonifican y fortalecen a la musculatura de la laringe.

Entre los ejercicios de resonancia con laringe media, los más básicos que podemos hacer son sílabas con la letra "M" o "N" con boca casi cerrada y también vocalizar escalas o arpegios con "NG".

6. Ejercicios de cierre de cuerdas vocales (o cierre glótico)

Las vocalizaciones con sílabas que contienen la K y la G tienden a cerrar la faringe y, junto con ésta, también a la glotis misma. También las vocales "I" y "U" tienen a cerrar los espacios, así que las sílabas "KI", "KU", "GUI", "GU", "KIK", "KUK", "GIG" y "GUG" (y otras combinaciones) ayudarán a tener un mayor control del cierre de los pliegues vocales. Este ejercicios sería el opuestos a los ejercicios de apertura.

Las personas con hiperfunción vocal (que normalmente tienen un excesivo cierre glótico), no necesitan hacer este tipo de ejercicios, sino que deberían poner más énfasis en la apertura. Por otro lado, quienes tienen hipofunción, aire excesivo en la voz, o quienes tienen nódulos o pólipos, pueden hallar especiales beneficios en éstos ejercicios y los de resonancia, pero no hay que abusar de la G y la K, porque si se usan desmedidamente pueden generar una tendencia hacia el engolamiento, lo cual para algunos estilos musicales puede ser útil, pero para otros (como la ópera), no es para nada deseable.

7. Ejercicios de resonancia con laringe alta

Los ejercicios con laringe alta nos ayudarán a llevar la laringe hacia su parte más alta, lo cual nos permitirá ganar movilidad y control de la laringe, a la vez que estamos trabajando con un sonido muy estridente y filoso que beneficiará al brillo de la voz y al fortalecimiento laríngeo.

Para estos ejercicios vamos a usar las sílabas "ÑA" y "ÑE", con una sonrisa tirante, exagerada, pero con boca casi cerrada. El sonido resultante tiene que ser lo más estridente (filoso, metálico, chillón) que sea posible.

Hay que tener cuidado con la presión de aire en estos ejercicios. La laringe alta estrecha el espacio que hay entre los pliegues vocales y la base de la lengua, lo cual hace que, si hay mucha presión de aire, ese aire puede generar "choques" violentos de los pliegues y así causar molestias, picazón y malestar en la voz. Por eso, si sientes alguna incomodidad es mejor parar y continuar retomarlo otro día. La presión de aire tiene que estar bien controlada para que este ejercicio cumpla con su objetivo.

8. Ejercicios de proyección con laringe baja

El siguiente paso será la antítesis del anterior. En este caso haremos ejercicios de proyección con la laringe baja.

Para esto vamos a vocalizar con sílabas con "B" (preferentemente "BU" y "BO"), inflando las mejillas, pensando en la cara como que se estira verticalmente e intentando hacer el sonido lo más oscuro y "opaco" posible.

Aquí estaremos trabajando la movilidad de la laringe hacia su extremo más bajo, el grado de oscuridad que podamos darle al sonido nos será un indicativo de qué tan abajo está la laringe (aunque hay otros factores que influyen). Haciendo este ejercicio y el anterior le daremos a la laringe más rango de movimiento vertical, permitiendo ganar control sobre los músculos de elevación de la laringe y que éstos también mejoren su elasticidad.

9. Más ejercicios de vocalización

La lista anterior contiene los ejercicios básicos y fundamentales que no deberían faltar en una rutina de vocalización, pero no son los únicos ejercicios. Literalmente hay cientos de ejercicios que podemos hacer que cubren diferentes áreas de la voz, los que menciono aquí son sólo para tener como guía.

Después de hacer los ejercicios previos, podemos agregar diferentes tipos de ejercicios, como ejercicios de agilidad vocal. Con la letra "P" mejoraremos el movimiento labial y la agilidad en los pliegues vocales; con la "J" vamos a mejorar nuestro stacatto y control del aire. También podemos añadir ejercicios para el vibrato, los melismas, el registro débil (voz de cabeza), los graves ¡y muchos más!

10. Ejercicios de respiración

Quizá a muchos les parezca extraño que deje la respiración para el final, cuando muchos otros profesores la practican al principio. En el curso de canto yo incluyo ejercicios de respiración al principio de las rutinas, pero sólo como parte del calentamiento corporal.

Desde mi experiencia, la mayoría de las personas no necesitan desde el inicio un entrenamiento respiratorio específico ¡respiramos desde que nacemos! Por eso no es la respiración aquello con lo que comienzo, a menos que note un problema respiratorio puntual en un alumno.

La respiración es muy importante en el canto, pero, en gran parte, se va desarrollando con el canto y las vocalizaciones mismas. No obstante, sí es cierto que para algunos casos particulares es necesario tener un entrenamiento respiratorio específico, especialmente en el canto proyectado de la ópera, el rock, o para dominar ciertos efectos y técnicas vocales.

Hay mucha controversia sobre cuál debería ser la mejor técnica respiratoria, por lo cual hice un extenso artículo al respecto: La respiración en el canto - Guía completa. Lo que me interesa señalar es que el trabajo respiratorio específico suelo dejarlo para el final porque es bastante cansador y, de hacerlo al principio, podría reducir la eficacia de los demás ejercicios. Además, salvo casos particulares, prefiero trabajar la respiración junto con vocalizaciones, para tener un desarrollo más completo y funcional de ésta.

VIDEO: cómo armar una rutina de vocalización altamente efectiva

Todo lo que he explicado en este artículo, lo explico más extensamente en este video, dando demostraciones y ejercicios de cada punto

Desarrolla tu voz con VocalGYM, nuestra app de entrenamiento vocal Probar ahora
Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente actualizado con nuevos artículos, videos, cursos y más.